UN KIA DEL FUTURO SE PAGA EN EL FUTURO